>MAYOR CRECIMIENTO DE ASEGURADORAS DESDE 2012

Aseguradoras registran mayor crecimiento en utilidades desde 2012
El resultado de las compañías durante 2015 fue de US$ 605 millones, un 22,7% más que al cierre del ejercicio anterior.

Una utilidad de US$ 605 millones registraron las compañías de seguros en 2015, lo que significó un alza de 22,7% respecto de lo alcanzando durante el año anterior, de acuerdo con el informe del mercado asegurador de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS).

Dicho crecimiento es el mayor desde 2012, cuando el resultado experimentó un alza real de 103,4% . En 2014, en tanto, las utilidades subieron 10,9%.

La llamativa alza en las ganancias fue generada por el negocio de los seguros generales, segmento que aumentó sus utilidades en un 82,6%, tras alcanzar los US$ 65.700.

Por su parte, el segmento de seguros de vida totalizó una ganancia de US$ 538,8 millones, lo que representó un incremento real de 18% en relación al 2014. Esto debido principalmente al alza en la venta de seguros, pese a los menores resultados en sus inversiones y el aumento en el costo de rentas y siniestros.

En ambos casos, el incremento en las ventas fue un factor que jugó a favor, estas llegaron a los US$ 10.432 millones, un 14,5% más que en su periodo comparable.

Buenos resultados, que en el mercado estiman podrían continuar en 2016, tras la publicación de la norma emitida por la SVS respecto de gestión de riesgo y control interno de las compañías (NCG N°408), ya que consistiría en un proceso integrador de toda la gestión del negocio, no solo de riesgo.

La nueva norma

Dentro de los cambios que incorpora la nueva norma se introduce la exigencia a los directorios de las aseguradoras de formalizar la definición del apetito de riesgo de la compañía. Y el concepto de “Autoevaluación de Riesgo y Solvencia” (ORSA, por sus siglas en inglés) como parte del sistema de gestión de riesgo de las aseguradoras.

En KPMG estiman que esto “permite que las compañías puedan determinar su propio nivel de apetito al riesgo y las exigencias acordes, en vez de utilizar una normativa estándar”.

Se trata de un cambio de visión para el mercado asegurador, añaden, “pasando de un foco de cumplimiento normativo a un foco de conocimiento profundo del propio negocio porque se requerirá ir comprendiendo y evaluando, de mejor manera, los riesgos que lo afectan midiendo el valor agregado que generan a través de su impacto en el capital”.

Esto, concluyen, más que un costo, será una inversión, que hará de los procesos de negocio y planificación una herramienta potente de gestión para las compañías.

En ICR también lo ven como un paso correcto. “Es parte de un proceso de evolución y maduración normativa del mercado asegurador chileno (…) En este sentido (la norma) es positiva, dado que busca fortalecer la gestión de riesgo y control interno de las compañías”, dice Francisco Loyola, gerente de Clasificación.

Y añade que “hay que recordar que el mercado asegurador local goza de buena salud y, por otro lado, gran parte de las compañías están ligadas a grandes grupos presentes en EEUU y Europa, donde estas normas llevan años vigentes”.

Fuente: Diario Financiero (05/04/2016)