> EFECTOS DE AUMENTO DE ESPERANZA DE VIDA EN LA JUBILACIÓN

A la vez, las personas comienzan a cotizar cada vez más tarde. Si en 1981 empezaban a los 20 años, hoy lo hacen a los 24:
Hombres deben financiar siete años más de pensión y mujeres nueve por alza en expectativas de vida
En la industria abogan por la necesidad de fijar mecanismos para que los parámetros, como tasa de cotización y edad de pensión, que se han mantenido constantes desde el inicio del modelo, se revisen por un organismo técnico que los actualice de acuerdo a la realidad demográfica.

La tasa de cotización de 10% y la edad legal de jubilación (65 años en el caso de los hombres y 60 para las mujeres) nunca se han ajustado en Chile. Así, desde la creación del sistema de AFP, en 1981, ambos parámetros siguen siendo iguales, pero, al mismo tiempo, el aumento en las expectativas de vida ha sido explosivo.

Así, si cuando se creó el actual modelo de capitalización individual, las expectativas de vida de afiliados hombres alcanzaban los 78,5 años, hoy llegan a 85,4. En tanto, en el caso de las mujeres, han crecido desde 81,6 a 90,5 años, según datos de las tablas con las que se calculaban las pensiones en 1981 y con las que se estiman hoy.

Con ello, hoy los trabajadores hombres deben financiar siete años más de pensión, mientras que ellas tienen que solventar sus jubilaciones por nueve años adicionales.

El gerente general de la Asociación de AFP, Fernando Larraín, sostuvo que los hombres en Chile después de los 65 años hoy viven 49,9% más de lo que se esperaba en 1981, mientras que las mujeres viven 40,3% más. Así, ejemplificó que cuando se creó el sistema de AFP, para tener una pensión de $200 mil se requería un aporte de 10% mensual. En tanto, hoy, dados los cambios paramétricos de caídas de tasas de interés y aumento en las expectativas de vida, para alcanzar el mismo monto, las mujeres tendrían que aportar 13,2%, y ellos deberían ahorrar 14,4% mensualmente para su sistema de capitalización individual.

María Alicia Montes, gerenta de Estudios de AFP Cuprum, manifestó que esta tendencia es un proceso gradual y que probablemente seguirá. Por lo mismo, advirtió que siendo algo previsible, como sociedad nos debiésemos preparar, a fin de hacer frente a una sobrevida más larga. “Dado que los montos de las pensiones dependen de los recursos que se acumulen con este fin y del número de años durante los cuales se desembolsarán, las principales medidas debiesen apuntar ya sea a aumentar el ahorro o a postergar la edad de retiro”, dijo.

Además del incremento en las expectativas de vida y las menores tasas de interés, hay un componente adicional que influye: las personas comienzan a cotizar cada vez más tarde. Si en 1981 empezaban a ahorrar para su vejez en promedio a los 20 años, hoy lo hacen a los 24. Larraín aseguró que ese atraso implica pensiones 20% más bajas.

Ajustar los parámetros
Si bien en el Congreso está en trámite una reforma a las pensiones que busca elevar en 5 puntos la tasa de cotización con cargo al empleador, mientras no se apruebe, los chilenos seguirán cotizando por el 10%. “Hoy ambos temas están fijados por ley, por lo que su actualización es lenta y muchas veces viene muy atrasada respecto a la realidad demográfica”, dijo Montes.

En ese contexto, recalcó que otros países, como Holanda, han implementado mecanismos graduales y automáticos, a fin de ir ajustando la edad de retiro en función de las expectativas de vida, o bien la tasa de cotización. Esto, dependiendo de si las pensiones cumplirán o no a futuro con los criterios de adecuación previamente establecidos.

Larraín coincide con que uno de los caminos podría ser establecer un mecanismo como el que menciona la ejecutiva de AFP Cuprum. “Una buena alternativa es que haya una entidad técnica que ajuste los parámetros para que no dependa del Congreso”, manifestó.

Esto, porque, según el gerente general del gremio que reúne a las seis administradoras del sistema, muchas veces no se logran los acuerdos políticos necesarios para subir la cotización o la edad de jubilación.

En el sistema chileno, como las personas viven más años y los parámetros no han sido ajustados, tendrán montos de pensiones menores a los esperados. En tanto, en otros sistemas -como los de reparto- se bajan los beneficios.

Sin embargo, también existen otros mecanismos adicionales para aumentar las pensiones en este escenario más adverso. Entre esos, a juicio de Larraín, figurarían la obligatoriedad de cotizar para los independientes y la creación de una fórmula (como un seguro) para reducir las lagunas, que eleve las densidades de cotización.

Sería bueno que haya una entidad técnica que ajuste los parámetros para que no dependa del Congreso”. FERNANDO LARRAÍN GERENTE GENERAL AAFP
Las principales medidas debiesen apuntar ya sea a aumentar el ahorro o a postergar la edad de retiro”. MARÍA ALICIA MONTES GERENTE ESTUDIOS CUPRUM

Fuente: El Mercurio (06/11/2017)

SCAN Inteligencia de Mercado – Clientes Incógnitos – Estudios de Mercado – Inteligencia Competitiva – Calidad de Servicio – B2B