EMPRESAS DE CELULARES APUESTAN POR “UNA BAJA MUY IMPORTANTE” EN LOS PRECIOS TRAS PROCESO TARIFARIO

Sostienen que habrá una caída importante en las tarifas de interconexión que regirán a la industria a partir de 2019.

Una nueva baja en las tarifas de telefonía móvil se evidenciará en Chile a partir del próximo año. Las principales compañías coinciden en que el nuevo proceso tarifario que regirá a la industria a partir de 2019 y hasta 2023 redundará en mayor competencia, lo que derivará en tarifas más convenientes para los usuarios.

“No existe justificación técnica alguna para que no sigan disminuyendo las tarifas”, afirma Miguel Oyonarte, vicepresidente Legal y Asuntos Corporativos de VTR.

“Conforme a los criterios técnicos establecidos en la ley, los cargos de acceso debieran tener una baja muy importante, reducción que habitualmente es traspasada a usuarios ya que en el mercado se genera una mayor y mejor competencia”, añade Cristián Salgado, director de Legal y Regulatorio de Claro Chile.

Coincide Felipe Simonsohn, director de Regulación de Wom. “Es algo que deberíamos esperar dada la tendencia histórica de estos procesos”, sostiene.

Las empresas del sector (Movistar, Entel, Claro, Wom y VTR) ya presentaron el Borrador de Bases Técnico Económicas a la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), el segundo paso para la realización del estudio que concluirá con el decreto tarifario.
Se estima que los cargos de acceso -que es el cobro que realiza una compañía telefónica a otra por terminar una llamada en su red y que representan cerca del 95% de la tarifa final- podrían caer al menos un 50%.

Según la Ley General de Telecomunicaciones, los cargos de acceso son fijados cada cinco años y el último proceso que se realizó en 2014 concluyó con una drástica reducción de 73%. El promedio hoy es de $ 8,7 el minuto.

“Respecto de las tarifas de cargos de acceso a nivel mundial, la tendencia es que se reduzcan en cada proceso tarifario que se desarrolle, reconociendo así las mejoras de productividad, tanto técnicas, como operacionales que presentan los servicios, y seguramente en este proceso que se inicia no será diferente”, dice el gerente de Regulación y Asuntos Corporativos de Entel, Manuel Araya.

“Dado el escenario actual de las telecomunicaciones y el inmenso avance en eficiencia de las nuevas tecnologías, como 4G que es 10 veces más eficiente que 3G, las tarifas deberían disminuir sustancialmente”, complementa Miguel Oyonarte de VTR.

Diferencias de criterios
Si bien se ha planteado eliminar los cargos de acceso, se ve difícil que esto ocurra en el actual proceso.

“Internacionalmente esto tampoco ha sucedido en ninguna parte del mundo. Todos los países en donde existe el sistema de Calling Party Pays, como el chileno, hay un cargo de acceso cada vez menor, pero no ha sido eliminado”, dice Manuel Araya, de Entel.

Y precisa: “Llevarlos a cero se podría prestar para arbitrajes y fraudes de tráfico a nivel global. La tendencia mundial ha sido reducir en el tiempo los cargos de acceso, de forma sistemática, pero no eliminarlos”.

La apuesta es que el regulador baje las tarifas de interconexión de las empresas móviles hasta igualarlas al del dominante del mundo fijo, es decir, que pasen de $ 8,7 el minuto a unos $ 4 el minuto, una reducción de 54%.

“Estamos hablando de un mercado altamente competitivo y muy dinámico y el regulador debe cautelar que no se produzcan distorsiones o asimetrías que favorezcan a los incumbentes. Avanzar hacia un modelo de fijación tarifaria simétrico será favorable para el mercado y para los consumidores”, señala Miguel Oyonarte de VTR.

Para la empresa Claro, en este proceso tarifario debieran operar matices. “Si los desbalances de tráfico están dentro de cierto rango se hace ‘Sender Keeps All’ (o cargo de acceso nulo), pero si el desbalance sobrepasa un umbral determinado, entonces sí se debe activar un pago de cargo de acceso. Dichos umbrales o bandas debieran estar basados en criterios técnicos justificados en base a costos”, dice Cristián Salgado.

En el caso de Wom, aspira a una diferenciación de tarifas dado su menor tamaño en comparación con las grandes empresas. En su propuesta de bases técnico económicas planteó que la empresa eficiente (que incluye el modelo de regulación tarifaria en Chile) solo debe considerar la prestación de servicios de telefonía móvil, banda ancha e internet móvil, entre otros servicios de transmisión de datos sobre redes inalámbricas.

Desde Movistar, señalaron: “Omitir el actual estándar multiservicios de la empresa regulada, terminarán pagándola los clientes finales”.

Entel comparte esta mirada: “No se debieran diferenciar las tarifas, sino por el contrario, es preciso que se respete la simetría tarifaria que ha existido por más de 20 años en la política tarifaria chilena de la industria móvil”, dice Manuel Araya.

Una mirada opuesta tiene Wom. “Los cargos de acceso no debieran existir, son una traba a la entrada de nueva competencia y un obstáculo para la reducción de precios en el mercado de telecomunicaciones”, afirma Simonsohn, quien lanza un mensaje a la nueva administración: “Esperamos que la persona que sea nombrada por el Presidente Piñera en la Subsecretaría de Telecomunicaciones tenga un perfil más bien técnico y no político, y que no tenga una relación con las compañías que estamos en este mercado”.

Telefónica hace cambios profundos para adaptarla al mundo digital
Telefónica anunció profundos cambios para simplificar la compañía y adaptarla al mundo digital. El presidente ejecutivo del grupo con sede en Madrid, José María Álvarez-Pallete, dijo: “El mundo digital nos exige una renovación permanente. Y a esta exigencia obedece la estructura propuesta hoy (ayer). Un relevo generacional en la organización de la compañía, que hará de Telefónica una compañía más ágil, más sencilla y definitivamente centrada en la gestión, el servicio al cliente, el crecimiento, la eficacia y la rentabilidad”.

El principal cambio es la salida del presidente de Telefónica de España, Luis Miguel Gilpérez, que será relevado por su número dos, Emilio Gayo, actual responsable comercial y de marketing que será nombrado presidente ejecutivo.

En Telefónica Latinoamérica, una de las principales salidas fue la del argentino Eduardo Caride, presidente de esa dependencia que agrupa todos los negocios del grupo en la zona con la excepción de Brasil.

Tras la partida de Caride, se produce una escisión: la división será separada en dos, norte y sur. Al frente de Latinoamérica Norte estará el colombiano Alfonso Gómez, mientras que en la Sur estará el argentino Bernardo Quinn.

Con esta modificación se busca hacer más foco en todos los países, para que el reporte sea más ágil y se puedan detectar problemas con maor rapidez, dijo la empresa. El área norte, con Ecuador, Venezuela, Centroamérica, Colombia y México es responsable de unos 4.000 millones de euros en ingresos, un tercio del conjunto de Latinoamérica, mientras que el área sur, que engloba a Argentina, Chile, Perú y Uruguay, supone unos 8.000 millones de euros.

Desde la llegada de Álvarez-Pallete a la presidencia, hubo relevos en las cinco grandes áreas de negocio del grupo, incluyendo Reino Unido, Alemania y Brasil y en todos los casos ha sido por la decisión de los directivos, quienes -por distintas razones- prefirieron abandonar el conglomerado.

Por otra parte, también se produce la salida de dos históricos de la firma, Carlos López Blanco, responsable mundial de regulación y relaciones institucionales, y de Ramiro Sánchez de Lerín, el secretario del consejo.

Los dos puestos se funden en uno, que pasará a ser dirigido por Pablo de Carvajal -hijo del expresidente socialista del Senado español- que actualmente es el secretario general de Telefónica España.

El impacto en Chile
Según fuentes al tanto, los cambios implementados desde España no tendrán efecto directo en Chile. No obstante, se destaca que el nuevo ejecutivo a cargo de la región buscaría potenciar las áreas de recursos humanos más que el desarrollo de nuevos proyectos.

La empresa está enfrentando una dura competencia en Chile. VTR y Entel han logrado ganarse un espacio en los segmentos de clientes con mayores recursos en áreas como telefonía fija, televisión por cable y banda ancha, mientras la mexicana Claro ha desplegado una estrategia que le ha permitido liderar los segmentos masivos. En el negocio de telefonía móvil, Wom ha golpeado a todas las incumbentes, incluida Telefónica, que opera con la marca comercial Movistar.

Esto ha llevado a la firma a ajustar sus costos, fusionando áreas. “Telefónica Chile continúa reforzando su posicionamiento competitivo enfocado en el crecimiento de clientes de valor (…). La compañía presenta una mejora de la tendencia de los ingresos, si bien la comparativa interanual sigue reflejando la alta intensidad competitiva del mercado”, explicó la firma al analizar sus resultados a septiembre de 2017.

Fuente: Diario Financiero (31/01/2018)

SCAN Inteligencia de Mercado – Clientes Incógnitos – Estudios de Mercado – Inteligencia Competitiva – Calidad de Servicio – B2B