OPTIMISMO DE LOS EMPRESARIOS PIERDE ÍMPETU Y CAE LA EXPECTATIVA DE MÁS CONTRATACIONES

La construcción fue el sector donde se observó un marcado descenso. En el área de las percepciones, sobresalió el alza que esperan para las ventas la mayoría de las empresas.

Con el invierno llegó una cuota de moderación al mundo de los negocios. Tras alcanzar máximos históricos al partir el año, el Índice de Expectativas Empresariales de la CCS (IEE) mostró un retroceso desde 79 a 75 puntos al cierre de junio.

De este modo, el indicador puso fin a siete trimestres consecutivos de las agresivas alzas que lo llevaron a una zona de claro optimismo, a partir de los 46 puntos que marcó hace dos años, el segundo registro más bajo de su historia.

El informe del departamento de Estudios de la CCS explicó que la baja marca el inicio de un “proceso de convergencia hacia un escenario más consistente con el entorno macroeconómico”.

En efecto, explicaron “si bien normalmente el índice presenta una alta correlación con la actividad económica -predice con un trimestre de anticipación el comportamiento del Imacec-, en los últimos trimestres se había abierto una brecha entre ambos indicadores, lo que hacía esperable un ajuste del IEE hacia niveles más sostenibles”.

La medición de la CCS se construye a partir de una encuesta sobre las condiciones actuales y futuras para las empresas, y considera una muestra de 400 compañías de todos los sectores económicos y tamaños a nivel nacional.

Precisamente, en todos los segmentos empresariales se observaron caídas, aunque fue en las grandes empresas donde se mantuvo marginalmente un mayor optimismo, con el indicador en 79 puntos, seguidas de las medias (78) y las pequeñas (75), todas ubicadas “en zona abiertamente optimista”.

A esto se suma que la proporción de empresas que espera una mejoría en las condiciones económicas para los próximos doce meses registró un descenso, desde un 89% a un 81% de los encuestados. Es decir, 8 de cada 10 compañías ve un mejor entorno para los negocios dentro del horizonte de un año.

Pese a la corrección, dicho nivel se mantuvo dentro de registros históricamente altos.

Dudas sobre contrataciones e inversiones
Pese al claro optimismo para los empresarios consultados por la medición, entre sus hallazgos asoman algunas alertas respecto de variables claves para el desempeño de la economía en general.

Por ejemplo, la proporción de empresa que espera incrementar sus inversiones en los próximos 12 meses anotó una reducción frente a marzo pasado, pasando desde un 59% a un 51% de las compañías, “un nivel favorable de cualquier forma en relación a los estándares históricos”, precisa el Departamento de Estudios de la CCS.

En dicha variable, la minería lidera como el sector más optimista (58%), seguida de la industria (55%), el comercio (54%) y las actividades de transporte (50%).

Sin embargo, fue en la consulta sobre contratación de mano de obra donde se registró el mayor ajuste. Esto porque de las 400 empresas consultadas, solo un 19% proyectó abrir nuevos puestos de empleo, nivel que se redujo notoriamente desde el 30% de la medición pasada.

En la visión de la CCS, esto “mantiene la incertidumbre respecto de la real capacidad de recuperación del empleo remunerado en los próximos trimestres”.

En cambio, la única variable que siguió escalando con fuerza fueron las ventas, que alcanzó un inédito 95%. Es decir, prácticamente todas las compañías esperan ver un aumento dentro de los próximos 12 meses.

El comercio, la industria y el transporte lideran en términos de optimismo.

Guerra comercial puede entrar a escena
Hacia los próximos trimestres, explicó el reporte de la CCS, se espera una mantención de las expectativas en la zona de alto optimismo, considerando la recuperación que muestran en general los indicadores de actividad e inversión, matizados por algún grado de incertidumbre que subsiste en el terreno del mercado laboral.

Adicionalmente, se prevé que las preocupaciones respecto del escenario externo comiencen a cobrar mayor relevancia en el ánimo de los hombres de negocios, principalmente en lo relacionado con las disputas comerciales entre Estados Unidos y sus principales socios -sobre todo China-, que ha tenido efectos directos en las cotizaciones internacionales del cobre y el petróleo.

Empresas elevan el uso de sus instalaciones durante el año

El escenario de recuperación que ha mostrado la actividad durante los primeros meses de 2018, con una tasa de expansión del Producto Interno Bruto (PIB) sobre 4%, han tenido un notorio efecto sobre las holguras de capacidad de la economía nacional.
El índice que mide la proporción de la capacidad que utilizan las empresas como porcentaje del total subió hasta un 83% en junio, un notorio aumento desde diciembre de 2017, mes en que dicho indicador se ubicó 77%, su nivel más bajo para toda la serie.
Así, con el registro del sexto mes del año, se acorta la brecha respecto a los niveles de largo plazo (85%).
“De este modo, se mantiene un margen de capacidad, pero cada vez más acotado”, precisó el informe elaborado por el departamento de estudios de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS).
Por tamaño, las grandes empresas lideraron la utilización de los recursos disponibles, con un 84%, seguidas de las pequeñas con un 80% y las medianas con un 78%.
Este marco es consistente con un proceso donde la economía se aprestaría a cerrar sus holguras de capacidad dentro de los próximos dos años, de acuerdo a lo planteado en el último Informe de Política Monetaria (IPoM) publicado por el Banco Central.
Cabe recordar que durante la semana pasada diversos actores actualizaron sus proyecciones para la expansión de la economía chilena al cierre de 2018.
El lunes los economistas consultados por el Banco Central elevaron de 3,8% a 4% su previsión para la actividad. Por su parte, el gobierno elevó su estimación para el PIB del año desde un 3,5% a un 3,8%, usualmente considerada como conservadora respecto a los cálculos del mercado.

Fuente: Diario Financiero (17/07/2018)

SCAN Inteligencia de Mercado – Clientes Incógnitos – Estudios de Mercado – Inteligencia Competitiva – Calidad de Servicio – B2B