AEROLÍNEAS PODRÍAN ANOTAR SU PERÍODO MÁS LARGO DE UTILIDADES EN LA HISTORIA

Un escenario saludable para la industria aérea a nivel mundial prevé la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) de cara hacia el próximo año. El economista jefe del gremio, Brian Pearce, destacó que las perspectivas para la entidad que agrupa a las líneas aéreas son positivas, al punto que espera que las compañías ganen unos US$ 35.500 millones en 2019, encadenando así 10 años de utilidades, el período más extenso de beneficios en la historia del sector (2010-2019).

Este año se espera que las firmas obtengan unos US$ 32.300 millones.

Además, se estima un aumento del beneficio neto por pasajero transportado. El próximo año se espera que las aerolíneas ganen US$ 7,75 por cada persona, lo que representa un alza respecto de los US$ 7,45 previstos al cierre de 2018.

El ejecutivo también adelantó que las firmas aéreas podrían pagar más de US$ 130.000 millones en impuestos, cifra que representa más del 44% del valor adicional generado por los negocios de las compañías. Además, indicó que en términos de empleos directos, estas firmas podrían generar más de 70 millones de puestos de trabajo, un aumento frente a los 65 millones con los que cerró en 2016.

En relación con los ingresos, se prevé que las compañías aéreas alcancen los US$ 885.000 millones el próximo año, es decir, un alza de 7,7% en comparación con los US$ 821.000 millones estimados al cierre de 2018.

Además, en el negocio de la carga, se espera que las firmas transporten unos 65,9 millones de toneladas en 2019, lo que supone un incremento frente a los 63,7 millones de toneladas de 2018.

Entre los principales aspectos que impulsarían estas mejoras en los resultados de las aerolíneas en el mundo figuran la expansión del 3,1% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial prevista para 2019 y las perspectivas de un menor precio promedio de combustible. De hecho, el petróleo Brent, en promedio, bajaría de US$ 73 a US$ 65 por barril. Otros elementos relevantes son el aumento de la productividad por trabajador, el incremento del tráfico de pasajeros y de la cantidad de carga transportada.

Pese al positivo escenario, en la asociación observan algunos riesgos que podrían amenazar este crecimiento previsto. “Una inquietud mayor es el proteccionismo y las imposiciones de Estados Unidos de mayores tarifas al comercio con China, así como las amenazas a otros países. La aviación depende de fronteras abiertas que faciliten el libre movimiento de personas y bienes”, sostuvo Pearce.

Además, afirmó que “no sabemos cuáles serán los resultados de las negociaciones por el Brexit en Reino Unido. No sabemos qué ocurrirá y la incerteza siempre es perjudicial”.

No obstante, el ejecutivo destacó que el crecimiento económico previsto para el próximo año generará un impulso positivo para el tráfico aéreo, al igual que el menor costo del combustible, debido al exceso de oferta que hay en el mercado mundial.

Escenario en A. Latina

Al comparar entre continentes o zonas, las aerolíneas latinoamericanas solo superarían a sus pares africanas en cantidad de utilidades que obtendrían en 2019, con un total estimado de US$ 700 millones de ganancias netas. Sin embargo, la estimación es bastante mayor en comparación con las utilidades de US$ 400 millones que se esperan al cierre de este año para las compañías de la región. En el mundo, las firmas norteamericanas generarían US$ 16.600 millones en utilidades en 2019, las operadoras de Asia-Pacífico unos US$ 10.400 millones, las compañías europeas obtendrían US$ 7.400 millones y las empresas de Medio Oriente ganarían unos US$ 800 millones en beneficios.

En cuanto a Latinoamérica, se espera un beneficio neto por pasajero de US$ 2,14. A su vez, Pearce señaló con inquietud que las condiciones económicas en mercados locales se están recuperando lentamente, ya que la economía de Brasil está saliendo de una recesión y Argentina enfrenta nuevas dificultades.

El ejecutivo indicó que a lo anterior se suma que el aumento del valor del dólar ha agregado desafíos a las aerolíneas de la región a través del alza del tipo de cambio. Sin embargo, Pearce destacó que las reestructuraciones y los acuerdos comerciales conjuntos entre aerolíneas (JBA, por sus siglas en inglés) están mejorando el desempeño de la industria en América Latina.

Perspectivas

Las reestructuraciones y alianzas estarían mejorando el desempeño de la industria en la región. Gremio: Alto porcentaje de ingresos que van al Estado atenta contra inversión en aeropuerto.

“Las posibilidades que tiene Chile para seguir mejorando sus cifras en el transporte aéreo son muchas. Ha tenido un desarrollo positivo con su política de cielos abiertos y al país están entrando distintas aerolíneas importantes”, destacó el vicepresidente regional de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), Peter Cerdá, sobre las posibilidad de crecimiento que tiene el sector de la aviación comercial en el país. El ejecutivo de la asociación destacó que esta área se ha desarrollado de manera importante ultimamente en Chile y recordó que en el último tiempo han ingresado muchas aerolíneas al mercado, como British Airways, Alitalia, Emirates y, en el segmento de bajo costo, destacó a JetSmart. Además, ve posibilidades para nuevos entrantes. “Se habla de Ethiopian Airlines, Qatar, Turkish u otras firmas, tal vez mediante Sao Paulo”, dijo. Sin ir más lejos, IATA prevé que Chile podría sumar 15 millones de nuevos pasajeros entre 2017 y 2037.

Cerdá también recalcó los avances del nuevo aeropuerto de Santiago, cuya construcción sigue a toda marcha. Sostuvo que IATA está trabajando muy de la mano con las autoridades locales y con la concesionaria del terminal aéreo, Nuevo Pudahuel. “Hemos estado trabajando con las autoridades en el plan maestro. Hay ciertos aspectos del aeropuerto en los que no estamos de acuerdo y estamos intentando modificarlos para que sea uno moderno hacia el futuro, con tecnología avanzada y no sea un aeropuerto como los de hoy”, sostuvo Cerdá. El ejecutivo detalló que, por ejemplo, “no se necesita una base con grandes mostradores para check in . Eso se elimina con la nueva tecnología. Son procesos de eficiencia más avanzados. Hoy mucha gente obtiene sus tarjetas de embarque y los distintivos para las maletas en sus casas. Es totalmente innecesario y no se justifica”, aseveró.

Peter Cerdá agregó que “lo que se requiere hoy son aeropuertos más eficientes, con menos costos y que sean amigables para el pasajero”. Incluso, el ejecutivo afirmó que pronto viajará a Chile para reunirse con la ministra de Transportes, Gloria Hutt, con el fin de abordar este tema.

A su vez, el director de infraestructura aeroportuaria y combustible de IATA, Hermant Mistry, se refirió a la concesión del aeropuerto de Santiago, en la que un 78% de los ingresos se destinan al Estado. “Esto, por supuesto, pone una presión importante en el aumento de los costos y una resistencia a la inversión en infraestructura requerida”, sostuvo. Con ello coincidió el director ejecutivo de IATA, Alexandre de Juniac, quien sostuvo que le hizo ver al Presidente Piñera en abril algunos ejemplos positivos y negativos de operación en algunos aeropuertos del mundo y criticó los altos costos del terminal.

Fuente: El Mercurio (13/12/2018)

SCAN Inteligencia de Mercado – Clientes Incógnitos – Estudios de Mercado – Inteligencia Competitiva – Calidad de Servicio – B2B