UN FONDO DE INVERSIÓN ASOMA COMO POSIBLE COMPRADOR DE BLUE EXPRESS

El sector de logística y distribución ha despertado el interés de actores tanto locales como internacionales.

Mientras Blue Express negocia los alcances del acuerdo que podría sellar su venta en las próximas semanas, asoman detalles de quién podría ser el comprador de la firma de Bethia. Fuentes de la industria comentan que un interesado sería un fondo de inversión, que hasta ahora no participa del sector logístico, pero que ve en la compañía la oportunidad de ingresar a un mercado que, a futuro, podría dar mucho más dividendos.

Las mismas fuentes coinciden en que una alternativa sería preparar a la compañía para una futura venta a una empresa del rubro, y en particular pensando en aquellas extranjeras que podrían tener interés en llegar al país.

Sobre si en la industria se podrían ver más operaciones como la de Blue Express, Janan Knust, CEO de K Group Logistics, opinó que “van a empezar a producirse M&A, porque los inversionistas se están dando cuenta que el negocio del mañana es la logística y todo lo que va a pasar por e-commerce y por importaciones y exportaciones necesita un tercero que tenga conocimiento en el tema, sobre todo porque se trata de un sector muy técnico”, agregó.

En ese sentido, indicó que el mercado chileno presenta particularidades por la fuerte influencia de los retailer grandes como principales clientes, lo que empezaría a romperse con la proliferación de los comercios pequeños cuyos envíos van tomando fuerza.

Al respecto, el CEO de Beetrack, Sebastián Ojeda, cree que las grandes empresas aumentarán su inversión en este segmento, junto con la búsqueda de mayores alternativas de entrega. Esto, porque la logística es uno de los factores determinantes para el éxito del e-commerce.

“Aquí las empresas de e-commerce se juegan sus oportunidades de fidelizar al cliente, porque un buen despacho aumenta significativamente la disposición del cliente para volver a comprar mediante los canales digitales”, comentó.

Todo esto indica la fuente Pulso, mientras que en el Diario Financiero mencionan quien puede ser realmente la entidad compradora en un encabezado del mismo día de publicación que la noticia relatada de Pulso:

“Kinza Capital acuerda compra de Blue Express al grupo Bethia en unos US$ 100 millones”

Fondo de inversión -conformado por Patricio Fernández, Andrés Fuentes y Carlos Marín- cerraría la operación en el primer trimestre de este año.

Varias compañías internacionales, como la francesa La Poste, presentaron ofertas. Pero finalmente fue el fondo chileno Kinza Capital el que llegó a un acuerdo para adquirir la empresa de logística Blue Express, hasta ahora propiedad del grupo Bethia, ligado a la familia Heller Solari, que forma parte de los socios controladores de Falabella.

La operación se estima en unos US$ 100 millones, y su cierre se espera durante el primer trimestre de este año. Al respecto, ninguna de las partes involucradas quiso realizar declaraciones.

Una vez concretada la transacción, la empresa de logística mantendría la misma estructura y continuaría la inyección de recursos realizada por Bethia para potenciar toda el área tecnológica en Blue Express, destacan fuentes conocedoras de la operación.

Kinza Capital es una firma de private equity creada en 2011 por Patricio Fernández, Andrés Fuentes y Carlos Marín. Inicialmente, la empresa se llamaba Gamma Capital, y ya estuvo tras los pasos de Blue Express: el mismo año de su fundación, el fondo llegó hasta la lista corta para quedarse con la empresa de logística cuando estaba en manos de Latam y se conocía como Lan Courier.

Finalmente, Bethia se quedó con la empresa, en una operación estimada en US$ 54 millones. De ahí en más, el grupo ligado a Liliana Solari comenzó a invertir en la compañía que opera un centro de distribución de 50 mil m2 en Pudahuel. Se estima que entre 2013 y 2018 la firma desembolsó alrededor de US$ 60 millones para incorporar tecnología de punta.

Las negociaciones

A partir de 2017, como informara en su momento Diario Financiero, el grupo Bethia comenzó a recibir ofertas por Blue Express. Todo, en medio del boom del comercio electrónico que ha revalorizado a las compañías de logística y transporte.

Frente a esto, el holding encabezado por Carlos Heller (hijo de Liliana Solari) comenzó a analizar con pinzas las propuestas.

Entre las compañías que manifestaron oficialmente interés contactándose con ejecutivos de Bethia, figuraron DPD Group, la red de distribución internacional de GeoPost, filial de la gigante francesa La Poste.

También se acercó un holding estadounidense que figura entre los cinco más grandes del rubro en su país. Si bien UPS y FedEx controlan al menos el 60% del mercado en Estados Unidos, existen otras compañías de menor tamaño, como OnTrac y LaserShip.

Pero fue Kinza el que logró convencer a los Heller Solari, fondo que ha estado muy activo en el último tiempo. En 2014 levantó US$ 38 millones para estructurar el financiamiento y adquisición del Sanatorio Alemán, uno de los principales centros de atención médica de la Región del Biobío, incluyendo US$ 13 millones aportados por otros inversionistas y médicos.

Un año antes cerró la compra de los hoteles Ritz-Carlton, Intercontinental y Crowne Plaza con un capital y financiamiento por unos US$ 233 millones. Y en 2016, selló la adquisición del Sheraton en US$ 92 millones. Asimismo, la firma estuvo en conversaciones para ingresar a la propiedad de Empresas MasVida en 2017, opción que finalmente fue desechada por sus socios tras varios meses de evaluación.

En su página web, el fondo explica su estrategia: “Kinza Capital busca construir valor de largo plazo en empresas”. Además, resalta su visión selectiva, precisando que “contamos con información y recursos donde seleccionamos sólo las mejores oportunidades”. También destaca que su credibilidad “se basa en relaciones perdurables con inversionistas, el sistema financiero y nuestros socios”.

En la industria del private equity destacan las últimas jugadas de Kinza, aunque se pone de relieve que el éxito se logra cuando se concreta la venta de los activos.

Por ultimo, en Diario Financiero escriben, además, sobre los negocios de los Heller Solari:

Grupo tiene inversiones en una amplia gama de industrias.

Bethia es uno de los grupos empresariales más importantes del país, con activos por casi US$ 4.000 millones. El principal es el 9,67% de Falabella, valorado en unos US$ 2.000 millones.

Cada tanto, el grupo recurre a esa participación para hacer caja y potenciar sus otros negocios. El año pasado vendió un 0,12% y recaudó US$ 31 millones. Por sus acciones en el retailer todos los años, el clan recibe alrededor de US$ 25 millones en dividendos.

Hoy los negocios del conglomerado abarcan los rubros agrícola, con Ancali; transportes, con Sotraser; y comunicaciones, con MEGA y las radios Infinita, Romántica y Tiempo. A ello suma inversiones en LATAM (6,1%), Colmena (46%) y Aguas Andinas (0,98%).

Asimismo, el clan es dueño del Haras Don Alberto, uno de los principales criaderos de caballos del país. En 2013 ingresó a la élite de la hípica mundial al adquirir Vinery, uno de los más importantes criaderos de Kentucky, EEUU. En 2017 el grupo concretó la venta de las viñas Indómita, Santa Alicia y Dos Andes al grupo chino Yantai Changyu Pioneer Wine en una operación por US$ 50 millones.

En varias ocasiones se ha planteado la posibilidad de que Bethia debute en bolsa, pero hasta ahora eso no se ha concretado.

Fuente: Pulso y Diario Financiero (11/01/2019)

SCAN Inteligencia de Mercado – Clientes Incógnitos – Estudios de Mercado – Inteligencia Competitiva – Calidad de Servicio – B2B