ALIMENTOS, SALUD Y EQUIPAMIENTO PARA TELETRABAJO: LO QUE MÁS COMPRAN LOS CHILENOS EN CUARENTENA

George Lever revela que la migración del comercio tradicional al electrónico ha sido mucho más fuerte y rápida de lo esperado por el coronavirus, “falta que el pequeño comercio lo adopte en forma más masiva”, dice.

¿Qué es la inteligencia de mercado?  – Diseña tu propio estudio – Cotiza tu estudio

La emergencia sanitaria generada por la epidemia del coronavirus ocasionó una explosión del comercio electrónico. La limitación de las salidas y las cuarentenas en todo el mundo han podido ser “salvadas” en parte gracias al e-commerce. Las ventas del gigante tecnológico Amazon se dispararon y tuvo que contratar a 100.000 empleados solo en Estados Unidos, mientras que en Brasil, las ventas virtuales de alimentos, bebidas y artículos de salud y belleza registraron un incremento de más de 180%, solo en las últimas semanas.

En Chile, si bien hace varios años ya las grandes marcas de retail ofrecen comprar sus productos a través de internet, el estallido social y ahora la pandemia han obligado a profundizar ese canal.

Subirse a esta ola y convertirlo en una oportunidad puede ser la clave también para la sobrevivencia de las pyme. “Cada vez vemos una migración más fuerte del comercio tradicional al electrónico, aparición de nuevos actores y los tradicionales que han ido haciendo cada vez más agresiva su oferta y más estratégica dentro de sus planes de negocios. Y eso explica la aceleración de la oferta y la demanda, y tasas de crecimiento que históricamente han sido y se mantienen en torno al 30% y algunos años más que eso”, dice el director del Centro de Estudios de Economía Digital de la Cámara de Comercio de Santiago CCS, George Lever.

¿Ese crecimiento del 30% podría seguir subiendo a raíz de la crisis?

-Cuando el sector crece al 30% en forma sostenida el monto de transacciones cada vez es más grande, por tanto, volver a crecer a estas tasas es un esfuerzo mucho más desafiante y significa que el sector comienza a escalar exponencialmente. Hoy los montos de un año a otro pasan de US$5 mil millones a US$6 mil millones y eso sigue siendo acelerado, pese a los ciclos, porque hemos tenido ciclos de bajo crecimiento reciente de la economía chilena y no se han repetido en el caso del comercio electrónico, que ha crecido al 35% y 40% en tiempos de expansión y de ajustes del consumo.

¿Y qué es lo que gente está comprando?

-Aquí hay que considerar dos cosas, en el corto plazo hay una demanda muy fuerte por cierto tipo de bienes que tienen que ver con el cambio de hábito de los consumidores o de los hogares en estas semanas, todo lo que tiene que ver con alimentación, si bien la infraestructura para sala de ventas para alimentos y medicamentos sigue funcionando, hay un aumento fuerte en todos los canales que tiene que ver con ese tipo de compras.

Pero por otro lado hay todo lo que tiene que ver con el equipamiento de hogar, por ejemplo, que se hace necesario para un mayor tiempo en casa de las familias y para tener las capacidades o infraestructura mínima para poder teletrabajar. La tecnología va al alza, porque es fundamental para el trabajo a distancia. Y dado que el comercio tradicional en espacio físico en general no está operando en su mayoría en esas categorías, la demanda se ha volcado al comercio electrónico. Sin embargo, en todas las otras categorías está ocurriendo una caída en la demanda y eso afecta a todos los canales, por tanto, hay factores al alza y la baja.

“Muchas empresas en riesgo”

¿Algunas empresas pueden desaparecer si no se ajustan a esta nueva realidad?

-Hoy hay mucho comercio que hace ventas on-line, pero que tiene un porcentaje más fuerte de su operación en canales físicos y lamentablemente lo que va a pasar a raíz de la situación actual es que como hay mucho comercio, sobre todo pequeño que no puede funcionar, el riesgo de no poder sostener su operación con un frenazo de este tipo es muy alto. Seguramente ahí va a haber una tasa de mortandad que en las crisis como estas que son agudas es hacia donde se tiene que dirigir los esfuerzos en materia económica.

Hay mucha empresa y emprendimientos en riesgos en estos momentos y ayudarlos a resistir para que cuando pase la emergencia puedan seguir operando se vuelve clave. Falta que el pequeño comercio adopte en forma más masiva, como lo han hecho el mediano y el gran comercio, el comercio electrónico, cuando eso ocurra y los pequeños comercios tengan canales on line de venta vamos a estar en un proceso maduro para toda la industria.

¿Los cambios de hábito también hacen prever que los billetes van en retirada por las transacciones remotas?

-El efectivo o medios de pago físicos, vienen en retirada hace un buen tiempo no nos hemos dado cuenta como los cheques casi han desaparecido de las transacciones a consumidores, el efectivo tienen una serie de problemas como la seguridad, pero en una contingencia como la del coronavirus muestra otros problemas como el sanitario, la cantidad de veces que pasa por manos el billete genera un riesgo para la salud, por tanto, mientras más digital sean las transacciones hay más beneficios de seguridad y ahora sanitario. Hemos visto países en que el efectivo ya casi no se ocupa.

¿La seguridad de las transacciones ha mejorado?

-En general si uno se mide por los indicadores más duros sobre fraudes, Chile tiene una de las tasas más bajas de América Latina, evidentemente que el fraude se trata de colar en los espacios que le quedan, como en las transacciones entre consumidores o algunos delincuentes que tratan de simular identidades, pero en general nuestro mercado de comercio electrónico es seguro.

¿Es posible proyectar qué pasará con el comercio electrónico este año?

-Es muy pronto para recalcular lo que debe ser la trayectoria este año, porque estamos enfrentando una situación en que la economía va a sufrir un costo enorme que no es posible estimarlo y que va a afectar, más allá que existan industrias emergentes o que se mueven más rápido que otras, esto va a impactar a todos los sectores. No cabe duda que el e-commerce va a crecer más rápido que otros canales de comercialización, pero que va a pasar con la demanda como un todo, eso aún está en duda, estamos trabajando para reunir los datos y poder reproyectar lo que sucederá.

Fuente: Diario Financiero (07/02/2020)
SCAN Inteligencia de Mercado – Clientes Incógnitos – Estudios de Mercado – Inteligencia Competitiva – Calidad de Servicio – B2B