LA RECETA DE MICHEL OLMI, EL LLAMADO REY MIDAS DEL RETAIL QUE VOLVIÓ A SUS ORÍGENES CHILENOS Y COMPRÓ LA CADENA ERBI

Nació en Chile, creció en Venezuela y sus estudios universitarios los realizó en EEUU y Londres. Es absolutamente reservado. Incluso, no permite que le tomen fotos.

¿Qué es la inteligencia de mercado?  – Diseña tu propio estudio – Cotiza tu estudio

La revista Forbes destacó dentro de sus nominados a mejor empresa de venta al detalle de la década a Amazon, Alibaba e Ikea, todos unos monstruos del retail conocidos mundialmente. También incluyó a la firma colombiana Justo & Bueno, compañía fundada por Michel Olmi, presidente de Reve Group.

El objetivo declarado del llamado rey midas del retail es configurar la principal cadena de supermercados de bajo costo de América Latina. Ya está presente en Colombia con mil locales; opera otros cien en Panamá y acaba anunciar la compra de la empresa chilena Erbi, que maneja 32 establecimientos en las regiones Metropolitana y de Valparaíso.

El monto de la operación se mantiene bajo absoluta reserva. Solo se sabe que, como parte del acuerdo, los socios de Erbi –liderados por Claudio Engel y con un porcentaje minoritario los hermanos Jorge y Octavio Bofill, además de Agustín Solari- pasarán a ser accionistas minoritarios de Reve Group.

“En Justo & Bueno estamos felices con nuestra llegada al mercado chileno. Esperamos comenzar nuestra operación en el futuro cercano, una vez se normalice la situación sanitaria que nos ocupa tanto en Chile como en Colombia y Panamá, países donde operamos”, dijo ayer Michel Olmi.

El empresario mantiene un bajísimo perfil. Desde sus oficinas centrales en Colombia sólo confirman que nació en Chile. Se sabe también que creció en Venezuela y sus estudios universitarios los realizó en EEUU y Londres.

Es absolutamente reservado. Ante la solicitud de una entrevista, la respuesta fue: quiere mantenerse bajo perfil. Incluso, se dice que no permite que le tomen fotos.

Según una de las pocas entrevistas que ha dado a la Revista Forbes, es ingeniero mecánico de la Auburn University, en Alabama (EEUU), y candidato a doctor en matemáticas y finanzas de la Imperial College, de Londres.

Luego trabajó con un banco en Alemania. Según diversas publicaciones internacionales, en ese país le llamó la atención que algunas de las familias más ricas fundaran dos cadenas de descuento duro: Aldi y Lidl. Olmi se contactó con un exejecutivo de Aldi que había asesorado a varias cadenas en países en desarrollo y, tras evaluar algunos mercados, decidió llevar el modelo a Colombia, nación de origen de su esposa de entonces.

Levantó recursos con sus colegas del banco; adquirió dos supermercados en Medellín a principios de 2009, y en octubre de ese año abrió la primera cadena: D1, cuyo modelo de negocios apuntó a precios muy bajos y un surtido acotado de productos. En 2014 ya tenía 330 puntos de venta y a principios del año siguiente aceptó una oferta de compra del grupo local Santo Domingo.

Con el conocimiento adquirido, Olmi lanzó en febrero de 2016 Justo & Bueno, un concepto similar al de D1, pero con tiendas un poco más grandes, y que tras el éxito en su país de origen proyecta ahora una expansión a nivel regional.

“La apuesta en el mediano plazo es convertirnos en la cadena de bajo costo más grande de América Latina”, anunció Olmi hace unos días.

El empresario afirmó que su modelo de supermercados busca “democratiza el consumo” y que “el beneficiado ha sido y seguirá siendo el consumidor”. Aunque en el camino han quedado algunos perdedores: grandes cadenas que han cedido una importante cuota de mercado ante la irrupción de este formato.

“Es clave que todo el mundo, todos los estratos económicos tengan acceso a una canasta mucho más amplia, más inclusiva, que antes el consumidor no podía comprar”, dijo Olmi a la revista Forbes.

Los dueños de Justo & Bueno han mantenido bajo absoluta reserva la estrategia de expansión en Chile, pero su arribo mantiene alerta a la industria, dominada por la estadounidense Walmart (Lider, Ekono y ACuenta), Cencosud (Jumbo y Santa Isabel), SMU (Unimarc y OK Market) y Falabella (Tottus).

Ejecutivos del sector destacan que la industria local es ultra competitiva y que el formato hard discount no ha despegado ya que los chilenos aún prefieren las marcas tradicionales. No obstante, las llamadas marcas B han elevado su participación durante la crisis sanitaria.

Además, las mismas fuentes consultadas recuerdan que los locales de descuento duro apuntan, por lo general, a segmentos de menores ingresos. Ekono lo hizo y hace años cerró varias ubicaciones ante los recurrentes robos.

Fuente: Diario Financiero (05/05/2020)
SCAN Inteligencia de Mercado – Clientes Incógnitos – Estudios de Mercado – Inteligencia Competitiva – Calidad de Servicio – B2B